CLOSE

Now Commenting On:

Palmeiro es calladamente legendario

Palmeiro es calladamente legendario

Después de pasar una carrera en la periferia de la grandeza, Rafael Palmeiro acaba de cruzar la línea.

Después de 20 temporadas entre tinieblas -- algunas de ellas auto-percibidas -- él ha entrado al foco. Después de dos décadas de una excelencia tenue, MLB y sus aficionados le están dando un muy merecido gritazo.

Ya no queda duda sobre Raffy. Él está al punto de lograr la proeza ofensiva, prolongada y más rara en un deporte en cual las temporadas son maratones y la profesión un ejemplo de la teoría de regresos menguados.
More

Quinientos cuadrangulares y 3,000 imparables no son solo números. Son columnas del panteón de béisbol en cual Palmeiro tendrá residencia permanente cinco años después de que se quite su ultimo uniforme.

Hay varios modos de asesar el significado de 500-3,000, paréntesis previamente logrado por Willie Mays, Hank Aaron y Eddie Murray. Pero este es el mejor:

Los otros 22 toleteros de las Grandes Ligas que lograron 3,000 imparables obtuvieron un promedio de 222 jonrones.

Los otros 13 toleteros de las Grandes ligas que lograron 500 jonrones obtuvieron un promedio de 2,465 imparables.

Esas listas representan una sección transversa de los mejores, más legendarios, mas celebrados peloteros en la historia-y no pudieron llegar a la altura del golpe y carrera donde Palmeiro reina hoy en día.

Ah, algunos aparecen haber llegado cerca. Entre los jugadores que han logrado 3,000-hits, Stan Musial obtuvo 475 cuadrangulares, Dave Winfield 465 y Carl Yastrzemski 452. Los socios del club de 500 cañonazos incluyen a Frank Robinson (con 2,943 imparables.)

Sin embargo, estos casos no fueran los mismos como cuando Willie Mays declaro después de haber visto la adulación que recibía José Canseco por su primer temporada de 40-40 "Si hubiese sabido que iba ha ser una gran cosa, yo lo hubiera hecho."

Cuándo ellos tomaron sus últimos y cansados swings, Musial tenia 42 años de edad, Winfield 44, Yaz 44 y Frank Robinson era un ocasionalmente bateador designado y manager de 41 años de edad.

A los 40 años, Palmeiro es un bate caliente para un club de Baltimore que persistentemente acecha uno de los testimonios más dramáticos en las temporadas recientes de MLB.

Abriendo una brecha entre el obstáculo de la Liga Americana, el cual es Boston-Nueva York, es sólo una razón. ¿Y que tal si motiva a un par de futuro legendarios acercándose hacia su crepúsculo, Palmeiro y Sammy Sosa, para su primera Serie Mundial?

La falta de esa exposición de Octubre ha tirado absolutamente una capa sobre la carrera de Palmeiro, y ayuda a traer al enfoce un lamento frecuente por parte de jugadores destacantes que tiende a resonar insinceramente.

Se dice que "Obteniendo ese anillo -- esa es la única razón por cual se juega el partido,". ¿El deporte ya les ha traído riqueza y despreocupaciones a sus familias, así que de que estarán hablando? Se refieren ha esto. Sin la gloria de Octubre, los logros personales se marchitan. Llegas a ser un significado banal en el desfile.

Están hablando acerca de no querer ser Rafael Palmeiro, que ha pasado la mayor parte de su vida anhelando que la gente reconozca algo tan evidente: Que él es un verdadero toletero, uno de los mejores que han habido.

¿No creas que él ha pasado por alto, su excelencia descontada, una Superestrella de la Cautela en el arsenal del juego? Mays, Aaron, Murray totalizaron 153 turnos al bate en 54 apariencias en el Partidos de Estrellas, ganaron tres premios de MVP y lograron terminar al estrecho de 20 veces en las mejores 5 posiciones en la votación de MVP. Palmeiro ha tenido cuatro turnos al bate en el Partido de Estrellas y ha terminado en quinto lugar en la votación de MVP.

Esta es una carga pesada para acarrear por dos décadas, una de las más pesadas imaginable. Puede templar tus esperanzas, agravar tu animo, jugar con tu mente.

Así que hay razones porque Palmeiro nunca ha jugado con la exaltación obvia que sus habilidades debiesen liberar. Él nunca ha tenido problemas desatando el bate sobre sus hombros -- es más fácil de pasar a escondidas una zanahoria por un conejo que sorprender a Raffy con un tercer strike-- pero eso es un asunto completamente diferente.

Dr. Phil podría pasearse por Palmeiro. Él a menudo ha sido el Plan B de la gente durante su rumbo hacia una mejor lista, y las experiencias lo han herido.

Y, sí, sus demonios interiores tienen un nombre: Will Clark. Su conflicto torcido es del tipo que ha sido la inspiración de gran dramaturgos. Cada paso del camino que ha dado Palmeiro, Clark ha estado allí como una provocación tácita.

¿Hasta donde quieres regresar? Ambos fueran adulados en la Universidad de Mississipí, pero Clark obtuvo los Clavos Dorados en el 1985, la versión colegial del béisbol del Trofeo de Heisman emblemático del mejor jugador en el país a ese nivel. En la selecciones de junio Clark fue elegido segundo en la primera rondo y Palmeiro fue elegido en el veintidós lugar.

Clark llegó a los Gigantes (debutando en el 8 de Abril de 1986) cinco meses antes de que Palmeiro llegase a los Cachorros. En aquel entonces, como Peloteros de las Grandes Ligas, su rivalidad silenciosamente intensa se jugó ante los resultados diarios, con Clark - Will the Thrill, con esa mirada infame suya -- típicamente adelante.

Palmeiro concedió y entendió las escalas del destino. "Will y yo nunca hemos sido amigos realmente," Palmeiro una vez dijo, "pero lo respeto como un jugador. Él siempre ha recibido más reconocimiento que yo porque estalló inmediatamente en la escena desde el comienzo de su carrera, y yo simplemente continuaba luchando por delante."

De repente, en el 1993 la suerte de ambos dio un cambio brusco cuando se convirtieron en agentes libres.

Con los Rangers, Palmeiro obtuvo .295 imparables, 37 cuadrangulares y 105 carreras impulsadas - todos logros profesionales. Clark, luchando con lesiones, contribuyo una fracción de esos números con los Gigantes.

Pero, ese invierno, Texas escogió firmar a Clark. Palmeiro surgió en Baltimore en el rebote, pero había sido profundamente herido.

Un ex compañero de equipo, recordando ese episodio, recién le contó a ESPN.com, "Ese fue el punto decisivo para Raffy. Cuándo sucedió eso, Raffy dijo, 'les voy ha mostrar. Le mostraré a todos.'"

¿Cómo va el dicho? ¿La mejor venganza es viviendo una vida más larga?

Cinco años después de que Will Clark dejó el partido renqueando -- con 2,176 imparables y 284 cuadrangulares, a propósito -- Rafael Palmeiro todavía vive plenamente.

Pronto, él vivirá para siempre. Y las generaciones leerán su placa de Cooperstown con el ensanchamiento de ojos.

"La gente reflexionará y dirá, ¡Caramba!. Este tipo es increíble," Alex Rodríguez dijo. "Una vez que él este en el Salón de la Fama, las personas se darán cuenta de cuán grande él es."

Less
{}
{}