CLOSE

Now Commenting On:

Palmeiro un pilar de fuerza, humildad

Palmeiro un pilar de fuerza, humildad

BALTIMORE -  Ni en sus sueños más descabellados, ni cuando él estaba en un barco desde Cuba a la costa del sur de la Florida con sus padres protectores, dos hermanos y nada más - sin ropa, pertenencias o dinero-pudo Rafael Palmeiro imaginarse jamás el estar Aquí.

El cubano logró esa hazaña con un doble en el partido entre los Orioles de Baltimore y los Marineros en Seattle el viernes 15 de Julio.

Y el estar aquí para Palmeiro es probablemente muy diferente a lo que el estar aquí significa para la mayoría de sus críticos. El Aquí para Palmeiro es el ser un pelotero profesional exitoso con suficiente habilidad para asegurarse que no le faltara nada a su familia; asegurarse que sus niños nunca tendrán que esconder sus guantes porque Santa Claus no les traería otro; y asegurarse que se reconocerá como un triunfador.
More

Él ha logrado esas metas. Sus dos hijos, Patrick y Preston, son visitantes frecuentes al club de los Orioles y probablemente tienen poca idea de lo que su papá sufrió para poder llegar Aquí. Los Orioles estimaron suficiente al pelotero de 39 años para traerlo a Baltimore para lo que se ha transformado en una carrera hacia la grandeza.

Palmeiro ha llegado a ser el cuarto jugador en la historia del béisbol para alcanzar 3,000 imparables y 500 cuadrangulares, cementando su posición como uno de los mejores del deporte. Él forma parte de ese club junto a Hank Aaron, Willie Mays y Eddie Murray. Para sus aficionados, allí es donde el Aquí tiene significado.

Para Palmeiro, sin embargo, el Aquí nunca se ha tratado de números ni de estadísticas ni de la amontonada de jonrónes en los estadios chiquitos de esta generación, ni de lanzamientos bajo par ni de peloteros artificialmente desempeñados.

Él apenas pesa 200 y pico libras y su estatura física nunca ha sido imponente. Cuándo él camina en el club de los Orioles con pantalones vaqueros y zapatos de lona, él parece ser más un guerrero de fin de semana que un futuro pelotero del Salón de Fama. Pero allí está, acercando sus 600 cuadrangulares sin jamás haber tenido una temporada de 50 jonrónes. Y allí está, almacenando 3,000 imparables con solamente una temporada de 200 y pico imparables a su crédito.

Para Palmeiro, el aquí se ha tratado de la consistencia y la perseverancia.

"No me enfoco realmente demasiado en los números," él dijo recientemente. "Pienso que cuando termine de jugar el béisbol y me he jubilado, pueda reflexionar y evaluar mi carrera, y quizás, podré absorberlo todo. En este momento, el foco principal para mí es tomar cada día como viene y tratar de hacer lo mejor que pueda para ser productivo y para ayudarle ha ganar a mi equipo."

Sentimientos modestos de un jugador que ha logrado más que números modestos. Y si hay alguien que podría andar anónimamente entre los mejores del béisbol, es Palmeiro.

Pero la aparición sutil ha sido un tema en la carrera de Palmeiro. Se puede discutir que Palmeiro nunca ha sido el mejor jugador de su equipo en cualquier punto de su carrera. Se puede discutir que Palmeiro ha sido oscurecido por Barry Bonds, Mark McGwire, Sammy Sosa y otros sobresalientes de su generación.

Palmeiro aún tiene recuerdos vívidos de ese viaje en barco desde Cuba con sus padres, José y María, con nada a su nombre, y logrando un hogar permanente en un vecindario de clase obrera en el Norte de Miami. Su humildad es una característica profundamente empotrada. Fue José quien primero descubrió el inmenso talento de béisbol en su hijo. Rafael simplemente le gustaba jugar.

Como muchos jóvenes de habla hispana en la Florida que eran americanos o inmigrantes de primera generación, Palmeiro fue cautivado por el béisbol. Jugando en el Parque de Roberto Clemente, Palmeiro tomó su posesión apreciada -- su primer guante -- y empezó jugando béisbol con niños del vecindario en un árido campo sin grama.

"En mi mundo, el béisbol era mi vida entera," él dijo. "Para mi familia, era un estilo de vida. Jugamos el béisbol todo el tiempo. Si no jugábamos en un partido, estábamos practicando en un campo. El béisbol era esencial en nuestra vida.

"Tuve un par de clavos, nada especial. No me sentí como si tenía que jactar. Tuve un guante y lo cuidaba como si fuese mi mejor amigo."

Rafael y sus amigos harían una jornada al Estadio de Miami para cazar pelotas de cuadrangulares desde los partidos de entrenamiento de primavera de los Orioles y las utilizaban para sus propios partidos. Raffy tuvo una niñez agradable porque giraba alrededor del béisbol.

Palmeiro insiste que su poder siempre formó parte de su juego, a pesar de ser fornido como un alambre. Él azotaba pelotas profundas sobre la cerca del campo derecho cuando aun estudiaba en la Preparatoria de Jackson en Miami y ese pelotero del campo exterior fue suficientemente bueno para llegar ha ser escogido en la octava-ronda por los Mets de Nueva York en el 1982.

José Palmeiro desesperadamente quería que su hijo tuviese una educación universitaria y aceptando la oferta de los Mets' no fue una consideración cuando Palmeiro decidía su futuro. Las Universidades de Miami, Oklahoma y el Estado de Mississipí le ofrecieron ha Palmeiro becas y él hizo la elección más improbable, jugando para MSU, localizada en el pueblo pequeño de Starkville, Mississippi., en la parte oriental del estado - como a 30 millas de la frontera con Alabama.

Palmeiro fue hipnotizado por la atmósfera de una serie de béisbol entre MSU y Ole durante un fin de semana y de repente el cubano Palmeiro se enamoró con el bajo sur a mediados de los 1980s.

En los ojos de Palmeiro, Starkville ofrecía lo que cualquier universidad en una ciudad grande podría ofrecer, una oportunidad de jugar el béisbol. En la universidad de Mississipí, con compañeros como Will Clark, Bobby Thigpen y Jeff Brantley, Palmeiro tres veces fue el toletero Todo-Americano y ganó la primera Triple Corona en la historia del sudeste de la Conferencia.

"Fui a una escuela pública en Miami, no fue la preparación colegial mejor para mí," dijo Palmeiro. "Pues para mí, el béisbol vino primero, la educación obtuvo el segundo lugar. Obviamente, sabiendo lo que ahora sé, hubiera tomado más interés en mis estudios. Hice lo que puede para pasar grado y para jugar el béisbol. Tienes que aprovecharte de la oportunidad de obtener una buena educación. Yo la tomé seriamente, pero estaba allí para jugar béisbol."

Los Cachorros eligieron a Palmeiro en el 22 puesto en lo que ha llegado a ser discutiblemente la mejor selección de todo tiempo. Los Cerveceros de Milwaukee eligieron a B.J. Surhoff, actualmente con los Orioles, primero y los Gigantes escogieron a Clark segundo. Entre los que fueron seleccionados antes de Palmeiro fueron Barry Bonds, Bobby Witt, Barry Larkin y Walt Weiss.

Palmeiro admite que haciendo el ajuste al béisbol profesional fue difícil. Los Cachorros pensaron que habían obtenido un bateador poderoso que podría ser su hombre de primera base del futuro, pero lo que obtuvieron en lugar fue un toletero de contacto que pego 25 cuadrangulares en sus primeros 258 partidos en Chicago, aunque él llegó al Juego de Estrellas en el 1988.

"Siempre he tenido la habilidad de pegar jonrónes," dijo Palmeiro. "Pero cuando hice la transición al béisbol profesional, la transición del bate de aluminio a uno de madera, yo no era un tipo grande y fuerte, así que me tomó un tiempo para hacer el ajuste. Los entrenadores de bateo empezaron a apretar mi movimiento de bateo y querían que bateara más de tipo plano. Yo siempre he sido el tipo de toletero que pega lineazos. Simplemente perdí mi enfoque, y eso es lo que me trajo aquí."

Los Cachorros preparaban una carrera de división y empaquetaron a Palmeiro con dos jugadores más, inclusive Jamie Moyer, a los Rangers de Texas a cambio del relevista Mitch Williams y otros cinco jugadores en diciembre del 1988.

Fue en Texas que Palmeiro surgió como uno de los mejores toleteros del partido. Él no conecto con poder inmediatamente, pero cuando desarrolló su fuerza, y se combino con la velocidad de su cañón y su movimiento pintoresco, Palmeiro surgió como un pelotero de estrellas hecho y derecho.

En el 1993, el último año de su contrato con Texas, Palmeiro obtuvo .295 imparables con 37 cuadrangulares y 105 impulsadas. A los 29 años de edad Palmeiro era el primera base y agente libre mas distinguido del partido. Él se equivoco en asumir que los Vigilantes lo contratarían de nuevo y en una función de alumnos de la Universidad de Mississipí Palmeiro le comentó a Clark, su contemporáneo que acaba de completar su contrato con los Gigantes, que él estaba negociando con los Rangers. Pero Clark también les estaba negociando pero no reveló esa información.

Clark firmó un contrato de cinco-años con Texas, dejando ha que Palmeiro pescara por sí mismo el mercado como agente libre. Él estuvo enojado con Clark durante muchos años, no sólo por haber firmado con Los Rangers, pero por mantener el dialogó secreto.

"Me confié de él y hablábamos acerca de eso, me sentí cómodo hablando con él acerca de esa situación," dijo Palmeiro. "Yo no estaba enterado que él negociaba también con los Rangers. En ese tiempo no sabía cómo trabajaba el sistema. Pero no lo puedo culpar por lo que él hizo; cuando eres un agente libre todo se vale. Era la mejor oferta. Era la mejor oferta que él había obtenido, así que él la tomó."

Palmeiro fue cortejado por los Orioles, cuyo primera base el año anterior había sido Randy Milligan. Él firmó un contrato de cinco-años durante el apogeo de su carrera y él ayudó a traer la prosperidad una vez mas a la organización de los Orioles ayudando les llegar a los finales en el 1996 y '97. Él conectó 182 jonrónes en su primer turno con Baltimore y llegó a ser un favorito de los aficionados.

"Tuvimos algunos años buenos aquí," él dijo. "Fue un recorrido tremendo. Fue divertido. Finalmente entendí lo que significa jugar una temporada, dar lo mejor como pelotero y no regalar ningún partido, porque una vez que llegas a los finales, todo el esfuerzo vale la pena. Juegas la temporada y pasas por la rutina, pero no aprecias el empeño hasta que llegas a los finales."

Pero tan rápido que los Orioles volvieron a su respetabilidad y Palmeiro llego a ser la estrella principal del equipo, y se termino todo. Después de la temporada del 1998, Palmeiro no concordó con un contrato nuevo del dueño de los Orioles Peter Angelos y eligió menos dinero para volver a Texas. Algunos de los aficionados de Orioles todavía se amargesen en pensar que perdieron a Palmeiro.

"Peter y yo no nos comunicábamos muy bien. Yo quise permanecer aquí," dijo Palmeiro. "Todo el asunto con Baltimore tomó tanto tiempo en desarrollar, para tratar de llegar a donde yo quise. Los Rangers negociaron de repente, era por menos dinero. No estaba utilizando la oferta de los Orioles para obtener algo más de Texas."

En su segundo turno con los Rangers, Palmeiro surgió como más que un jugador por encima de lo mediocre. Él logró metas personales con 47 cuadrangulares y 148 carreras impulsadas en el 1999. Él obtuvo 47 cuadrangulares una vez más en el 2001. Dos años después, cuando Texas comenzaba a descender como un equipo, el foco estaba en Palmeiro ya que se acercaba a su 500 cuadrangular. Él alcanzó su hito el 11 de mayo de 2003, con un disparo contra David Elder de los Indios de Cleveland.

Él ha regresado a Baltimore, y ha continuado ha apilar números impresionantes. Y ya que su carrera profesional como pelotero llega a su ocaso, los números comienzan ha definir su carrera cada vez más. Esa no es la manera que él preferiría, pero él sabe que así es la manera que tiene que ser.

Aaron es reconocido por sus 755, Rose por sus 4.192, Mays por sus 660, Clemente por sus 3,000. Por tanto que él ignore los números, Palmeiro sabe que él estará en exposiciones de autografía en 10 años firmando la suma total de sus cañonazos en cada pelota.

"No sé si el hito me pone en una clase diferente," dijo Palmeiro. "He jugado durante mucho tiempo y he sido bastante bueno durante mucho tiempo, y he estado bastante sano. Hay muchos bateadores buenos en el club de 3,000. Toleteros mucho mejor que yo pudiese jamás ser. Es un grupo especial y no muchas personas están allí. Estoy muy honrado de ser una parte de ello."

Pero 500-3,000 es apenas cómo Palmeiro quisiese ser recordado. Le gustaría finalmente ganar un campeonato. El quiere ser reconocido por haber sido un jugador del equipo y no por los números individuales. Pero eso esta fuera de su control. Su legado será moldeado por otros. "Me complacería ser recordado como alguien que jugó el deporte con mucha dignidad y respeto," dijo Palmeiro. "Y con mucho respeto para la historia del partido y para los peloteros antecedentes. Traté de jugar el juego a la manera que debiese ser jugado, a lo mejor de mi habilidad. Pero por la mayor parte, le he dado todo lo que he tenido. Estoy muy agradecido que he sido capaz de participar en este deporte."

Less